En el 2010, la U. Andrés Bello inauguró su centro de Simulación con el objetivo de mejorar las competencias de los profesionales de la salud, en aquella instancia se construyeron instalaciones que permitieron a los estudiantes simular atenciones con maniquíes que tienen pulso y signos vitales.

Hoy, este proyecto creció y se transformó en un hospital de simulación que se alza como uno de los más modernos del país. “Es un ambiente de educación que imita con la máxima fidelidad el entorno hospitalario y las instancias de atención ambulatoria. Para ello recreamos salas de hospitalización, unidades de atención de pacientes críticos de adultos y de pediatría así como sala de partos y neonatología”, explica el Dr. Pedro Uribe, Director Nacional de Simulación de la U. Andrés Bello.

El Hospital de Simulación de la U. Andrés Bello cuenta con 1500 m2 y posee:

  • 2 salas de entrenamiento de habilidades clínicas con capacidad para 80 estudiantes
  • 1 sala de hospitalización con 10 camas
  • 6 boxes de atención
  • 1 pabellón quirúrgico completamente equipado
  • 4 salas para escenarios complejos: 2 salas de cuidados intensivos de adultos, una sala de cuidados intensivos pediátrica y una sala de partos y neonatología, cada una con posibilidad de 30 estudiantes observando
  • 1 sala multipropósito adaptable a diferentes necesidades y escenarios
  • Maniquíes con sensores, maniobrados a través de software
  • Un complejo sistema de grabación y reproducción
  • Salas de profesores, oficinas y bodegas.